Balón de ejercicio

¿Qué es un balón de ejercicio?

También conocido como pelota suiza, se trata de un accesorio ideado para mantener tu peso, fortalecer tu musculatura y reactivar tu circulación sanguínea, todo al tiempo que mejoras tu equilibrio. Conseguirás entrenar y controlar tu respiración, postura y concentración practicando ligeros ejercicios desde la comodidad de tu casa.

Dichos ejercicios son muy sencillos y poco exigentes. Podrás hacerlos en cualquier momento con ayuda del balón adecuado. Este ha de reunir los siguientes requisitos:

  • El diámetro no debe ser inferior a 65 cm ni superior a 85. Este factor dependerá de tu altura.
  • Ha de soportar un peso comprendido entre 113 y 136 kg.
  • Al ser de vinilo e hinchable, debe contar con la garantía “antiexplosión” para evitar accidentes.
  • Por seguridad, debe ser una pelota apta para los ejercicios. Es decir, una fitball.

Además, con la pelota suiza verás de qué manera se van reduciendo los dolores de espalda, unos de los malestares más frecuentes. Ten en cuenta que, por su condición de inflable, recoge tu peso corporal y disminuye sustancialmente la presión sobre la pelvis.

¿Cómo funciona?

Muy sencillo: solo tienes que sentarte sobre el balón para que tus músculos del suelo pélvico se activen. Sirven para mantener el peso del bebé en el útero. De ahí la importancia de que estén sanos y fuertes. Al ser una superficie de apoyo inestable, verás de qué modo tu tono muscular mejora, en un esfuerzo por mantenerte erguida.

Lo primero que debes hacer, antes de cada sesión de gimnasia prenatal, son unos estiramientos. A continuación, descansa cómodamente sobre la pelota, con las piernas separadas y en ángulo recto. Tus caderas quedarán más altas que tus rodillas. Así, la pelvis se colocará en una posición que favorecerá la correcta postura del bebé.

Con independencia del ejercicio que practiques, recuerda que la respiración es la clave para que la actividad resulte provechosa y no te fatigues innecesariamente.

¿Cuándo te conviene usarlo?

Te recomendamos empezar a utilizar el balón a partir de la semana 26 de embarazo. Puedes incorporarlo poco a poco en tu vida: mientras lees un libro, cuando ves la televisión, etc. Comienza dedicándole diez minutos al día y ve alargando progresivamente las sesiones hasta llegar a la media hora. Con ese tiempo será más que suficiente para preparar tu cuerpo de cara al parto.

El balón de ejercicio no te será beneficioso únicamente en la fase de gestación. Posteriormente podrás usarlo tanto para recuperar tu tono muscular como para realizar ejercicios de estimulación con tu pequeño ya en casa.

Deja un comentario