Las mejores papillas para bebés

Las mejores papillas para bebés

Durante los seis primeros meses de vida, los bebés sólo necesitan la leche, ya sea materna o artificial, como alimento. A partir de los seis meses, es recomendable comenzar a introducir de forma paulatina alimentación complementaria a base de papillas.

Durante los primeros momentos basta con que los bebés prueben un par de cucharadas. Hay que tener en cuenta que es algo totalmente nuevo para ellos; por lo tanto, no hay que obligarles a tomar más cantidad si no desean hacerlo. Es importante recordar que durante los primeros meses las papillas complementan a la leche, no la sustituyen. La leche sigue siendo el alimento principal de los bebés, y las papillas sirven para proporcionarles nutrientes adicionales.

Entre los seis y los ocho meses, la cantidad recomendada es de dos o tres papillas al día. Las primeras deben contener frutas y verduras, y es recomendable que no lleven más de dos alimentos.

Tips para saber si un bebé está preparado para tomar papilla

Tal y como hemos señalado, los expertos recomiendan dar papilla a los más pequeños a partir de los seis meses. Pero hay que tener en cuenta que cada niño es un mundo, y su desarrollo es completamente diferente. Por lo tanto, hay una serie de señales a las que merece la pena prestar atención ya que pueden identificar que los bebés ya están preparados para empezar a tomar papilla.

  • El niño tiene un buen control de su cabeza; ya puede incorporarse solo, o con un poco de ayuda.
  • El bebé muestra un cada vez mayor interés por la comida. Generalmente, suele mirar a sus padres mientras comen o abre su boca en cuanto ve algo de comida.
  • El más pequeño puede cerrar su boca alrededor de la cuchara, utilizando los labios y la lengua para tragar la comida. Ya no la escupe.
  • El apetito del niño va en aumento; parece que cada vez tiene más hambre.

Consejos para preparar las mejores papillas para tu bebé

A continuación van algunos tips que merece la pena tener en cuenta a la hora de preparar unas papillas sanas y deliciosas para los más pequeños.

Papillas para bebés

  • Ingredientes: en función de la edad de los bebés y las indicaciones del pediatra, las papillas se pueden preparar de fruta, de cereales, de carne, de pescado y de verdura. Pues bien, lo mejor es ir introduciendo estos ingredientes en su dieta de uno en uno; es la mejor manera de descartar cualquier tipo de intolerancia. A la hora de elegir, el pescado, la fruta y la verdura, muchísimo mejor si es de temporada; y cuanto más natural, también es mejor.
  • Higiene: por supuesto, a la hora de preparar la papilla hay que prestar la máxima atención a la higiene. Asegúrate de lavarte las manos tanto antes como después de manipular cada alimento. Además, es importante que laves correctamente las frutas y las verduras. Y, como resulta lógico, la superficie sobre la que vayas a cocinar, también debe estar perfectamente limpia.
  • Sal: una de las grandes preguntas de los padres cuando van a preparar la papilla de sus hijos es si es o no necesario añadir sal. Pues bien, lo cierto es que no es necesario ya que los alimentos ya incluyen sodio, y los bebés, a diferencia de los adultos, no pueden tolerar grandes cantidades de este mineral.
  • Aceite de oliva crudo: una buena idea a la hora de preparar papillas para los más pequeños es añadir media cucharadita de aceite de oliva crudo. De esta manera, la consistencia de la papilla será más suave, y, por tanto, más agradable para los bebés. Y, además, el aceite es un ingrediente natural que ayuda a evitar el estreñimiento.
  • Congelado: son muchísimos los padres que optan por hacer una cantidad grande de papillas para sus hijos, las cuales distirbuyen en recipientes y las congelan. Pues bien, una vez descongelada una determinada ración, es importante no volver a congelarla; al volverse a enfriar resulta más sencillo que se reproduzcan bacterias perjudiciales, y el sistema inmunológico de los más pequeños es débil.

Las mejores recetas de papillas para bebés

Si es el momento de que tu hijo comience poco a poco a tomar papillas, a continuación te mostramos algunas recetas que seguro que te vienen muy bien.

Papilla multifrutas

Una de las recetas preferidas por los padres, y también por los bebés. Se puede tomar a partir de los seis meses. Es importante destacar que esta papilla no busca sustituir a la toma de leche materna, sino complementarla; es una forma fabulosa de que los más pequeños poco a poco se vayan acostumbrando a los alimentos sólidos.

Los ingredientes para esta papilla son: 150 gramos de manzana, 50 gramos de pera, el zumo de 1 naranja y 70 gramos de plátano.

El primer paso en la elaboración es lavar muy bien todas las frutas y pelarlas. Luego, córtalas en pequeños trozos y ponlas en el vaso de la licuadora. Bate bien todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. Lo mejor es que los bebés tomen esta papilla nada más prepararla; pero, si no es posible, lo mejor es guardarla en la nevera en un frasco hermético para evitar que pierda sus propiedades nutricionales.

Papilla de calabaza

Una de las mejores propuestas para bebés a partir de cuatro meses. La calabaza es un ingrediente natural con una gran selección de beneficios para los más pequeños y, además, esta papilla es muy sencilla de elaborar.

Necesitas los siguientes ingredientes: 1/2 patata, 1/2 calabaza pequeña, 1 queso y aceite.

Para preparar la papilla, lo primero es cortar la calabaza y cortarla en pequeños cubos. A continuación, haz exactamente lo mismo con la patata. Coloca ambos ingredientes en una olla con abundante agua y deja que hiervan durante 10 minutos. Una vez finalizada la cocción, cuélalos y tritúralos; puedes hacerlo con la batidora para que resulte más sencillo y la papilla quede más homogénea, sin grumos. Luego, añade un poquito de aceite y un quesito para que quede más cremosa, y listo.

Papilla de coliflor, patata y brócoli

Una opción estupenda para bebés que sufran de estreñimiento ya que esta papilla regula su tránsito intestinal.

Los ingredientes que necesitas son los siguientes: 100 gramos de colifor, 1 patata de tamaño grande y 150 gramos de brócoli.

Lo primero que debes hacer en la elaboración es poner a hervir las verduras. Debes prestar especial atención al brócoli; si lo hierves demasiado perderá tofas las vitaminas que contiene. Una vez tengas las verduras hervidas, pona a cocer la patata. Coloca todos los ingredientes en la licuadora y bate hasta obtener una pasta homogénea y consistente. Lo ideal es tomar esta papilla templada.

Papilla de verduras para bebés

Papilla de zanahoria

La zanahoria es uno de los ingredientes naturales más beneficiosos para los bebés. Por un lado, evita problemas digestivos habituales en los más pequeños, como por ejemplo los cólicos. Y, por otro lado, refuerza el sistema inmunológico de los niños.

Para preparar esta papilla sólo necesitas un par de zanahorias.

Lo primero es poner a cocer ambas zanahorias en una cacerola con agua hirviendo durante 15 minutos. Una vez estén tiernas, trocéalas en cubos de tamaño pequeño. Pon las zanahorias en la licuadora y bate hasta obtener una papilla homogénea y sin grumos.

Papilla de quinoa y pera

La quinoa es un tipo de cereal que actualmente se está consumiendo cada vez más por sus grandes propiedades nutricionales; contiene una alta cantidad de proteínas y minerales muy beneficiosos para la salud de los más pequeños.

Para elaborar esta receta necesitas: 1/2 taza de quinoa, 1 pera de tamaño grande, 1 cucharada de azúcar y agua. Son ingredientes muy sencillos y que no te va a costar nada encontrar.

Te contamos cómo elaborarla paso a paso. En primer lugar, hierve el agua en una cacerola. Cuando llegue a su punto de ebullición, añade la quinoa y deja que se cocine; una vez pasen unos dos o tres minutos, añade la cucharada de azúcar. A continuación, pela y trocea la pera; añádela a la cacerola de quinoa y mezcla muy bien ambos ingredientes. Deja cocinar hasta que la papilla poco a poco vayan tomando cuerpo. Retira y deja enfriar unos minutos.

Conclusión

Esto es todo lo que debes saber en relación a las papillas y los bebés. Seguro que tú conoces mejor que nadie a tu hijo, por lo que sabrás reconocer cuándo esta preparado para tomar su primera papilla. Lo más importante es tener paciencia e ir poco a poco; las prisas no son buenas consejeras con los más pequeños.

Las mejores papillas para bebés
Valora este artículo