Fases del parto y consejos para afrontarlo

Fases del parto y consejos para afrontarlo

Se denomina parto natural, también conocido como parto vaginal, a un proceso fisiológico mediante el cual nace el bebé. Se trata de un proceso con una serie de fases por las que todas las futuras mamás deben pasar. Generalmente, es el momento del parto una de las principales preocupaciones de las mujeres embarazadas, sobre todo aquellas primerizas porque desconocen la experiencia y no saben qué es lo que les va a deparar, tanto a ellas como a sus hijos.

Pues bien, la única manera de afrontar el momento del parto de la forma más tranquila posible es mediante la información y la preparación. Todo lo que puedas saber sobre este proceso seguro que te resulta de utilidad porque de esta manera se elimina la incertidumbre ante lo desconocido.

Señales de parto

Es esencial conocer cuáles son los principales signos del parto; de esta manera, en cuanto sientas alguno de los síntomas que vamos a señalar a continuación, es importante que acudas a un centro médico con la mayor brevedad posible.

Una de las formas más sencillas de identificar un parto es el periodo de tiempo que transcurre entre las contracciones; cuando es de entre 5 y 10 minutos, significa que efectivamente el bebé está en camino. Generalmente, las contracciones de parto son muy intensas, de forma que mientras se producen sentirás que te cuesta muchísimo hablar e incluso respirar.

Además, es habitual que se rompa la placenta y se expulse un líquido de color marrón verdoso por la vagina. Otro signo de alerta ante el que debes estar atenta es la dilatación; en el momento del parto notarás la vagina más dilatada de lo habitual.

El parto paso a paso

Etapas del parto

El tiempo promedio de un parto es de entre 8 y 12 horas; no obstante, existen excepciones, y eso no significa que exista ningún tipo de problema, ni en la madre ni en el bebé.

Las contracciones

El parto comienza cuando comienza a borrarse el cuello uterino; lo hace muy poco a poco, generando al inicio contracciones que tienen lugar cada 20 o 30 minutos, y cada una de las cuales tiene una duración aproximada de 20 segudos.

Cuando el cuello del útero desaparece por completo, la frecuencia de las contracciones aumenta hasta los 5 o 10 minutos debido a la dilatación progresiva del cuello, el cual debe presentar una apertura máxima de 10 centímetros para facilitar el paso del bebé.

A continuación, aumenta la frecuencia de las contracciones, las cuales se dan cada 3 o 4 minutos y tienen una duración de unos 45 segundos aproximadamente; en este punto, la dilatación de la vagina es de unos 6 centímetros.

Cuando las contracciones del parto se repiten cada 1 o 2 minutos y duran un total de 1 minuto, la vagina está dilatada unos 10 centímetros. Generalmente, esta es la etapa más complicada de todas; apenas tienes tiempo de recuperarte entre una contracción y otra, y, además, sientes muchísimo calor y ardor en la vagina.

Desde este momento hasta que el bebé nace suelen transcurrir entre seis y ocho horas. La duración del parto depende en gran medida de si la madre es o no primeriza.

La expulsión del bebé

Parto

Una vez el cuello del útero alcanza los 10 centímetros de dilatación, comienza el proceso de expulsión del bebé. Las contracciones comienzan a repetirse cada 2 o 3 minutos y la cabeza del bebé se introduce en el canal de parto y poco a poco va descendiendo hasta el periné mediante un movimiento de rotación interna.

Una vez el médico pueda observar unos 3 o 4 centímetros de la cabeza del bebé, valorará si es o no necesario realizar una episiotomía; se trata de un pequeño corte en la zona del periné, a la entrada de la vagina, para facilitar el paso del niño. Lo único que debes hacer es empujar y realizar ejercicios de respiración para tratar de estar lo más tranquila posible. Una vez salgan los hombros del bebé, el resto del cuerpo sale ya sin esfuerzo.

Cuando el bebé es expulsado del cuerpo, la sensación de alivio es muy grande.

Consejos para prepararte para el parto

Si quieres que el momento del parto te resulte más sencillo, existen una serie de trucos para conseguirlo. Desde el segundo o tercer trimestre puedes empezar a prepararte para este proceso. A continuación lanzamos algunos consejos para ayudarte durante el trabajo de parto.

Ejercicio físico

Practicar ejercicio durante el embarazo es fundamental, tanto para cuidar tu salud como la de tu bebé. Existen un amplio abanico de actividades para embarazadas que son 100% recomendables, como el yoga o la natación. Tienen una gran selección de beneficios, tanto a nivel físico como mental: favorecen la flexibilidad, aumentan la energía y la vitalidad, generan una gran sensación de bienestar…

Elige a la persona adecuada

Debes escoger a aquella persona con la que te sientas más a gusto y tranquila para el momento del parto. La gran mayoría de las veces es la pareja, pero también puede ser otra persona, como por ejemplo tu madre o incluso una amiga.

Masaje

Beneficios del masaje en el parto

Un masaje tiene grandes beneficios durante el proceso del parto ya que libera endorfinas, unas sustancias químicas que generan una gran sensación de bienestar. Puedes pedírselo por ejemplo a tu pareja; de esta manera, todo será muchísimo más llevadero para ambos. Pídele que recorra tu espalda con los dedos desde los hombros hasta las caderas, haciendo una ligera presión.

Ducha

Tomar una ducha durante las etapas iniciales del parto es una opción a considerar ya que relaja de forma considerable los músculos, al mismo tiempo que alivia las molestias de las contracciones. A la hora de tomar la ducha, lo más recomendable es que el agua no esté a una temperatura superior a la temperatura corporal; en torno a los 36,5 grados centígrados es lo óptimo.

Posturas

Merece la pena saber que hay determinadas posturas que facilitan enormemente el trabajo del parto. Siempre y cuando el médico lo apruebe, puedes caminar, realizar estiramientos y tumbarte de lado. Son las posturas más adecuadas para relajar los músculos.

Relajación

En el momento de la expulsión del bebé es esencial que te muestres lo más tranquila posible; de esta manera, los músculos estarán más relajados y todo será muchísimo más sencillo. Aunque parezca complicado, debes aprovechar el proceso del parto para relajarte: visualiza tu lugar favorito en el mundo, escucha tu música preferida, realiza ejercicios de respiración…

Cómo prepararte para el dolor de parto

Evitar el dolor en el parto

El dolor de parto se debe a dos factores. Por un lado, las contracciones de los músculos y la presión que ejerce sobre el cuello uterino; se trata de un solor muy similar al de un cólico intenso en el abdomen que se irradia a las ingles y a la espalda. Y, por otro lado, la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre los intestinos y la vajiga.

Aunque se considera que el parto es uno de los trabajos más dolorosos que existen, lo cierto es que varía muchísimo de una mujer a otra, e incluso de un embarazo a otro en una misma mujer. Algunas señalan que es una simple molestia muy similar al dolor menstrual, mientras que otras explican que son oleadas de dolor muy intensas similares a los cólicos abdominales.

Lo más aconsejable a partir del segundo o tercer trimestre de gestación es que te vayas preparando poco a poco para el parto, incluso si tienes pensado que te pongan epidural.

Debes saber que la anestesia no se administra nada más llegar al hospital ya que para ello la dilatación debe ser de al menos 4 centímetros. Además, una vez aplicada, la epidural tarda alrededor de 20 minutos en hacer efecto. Por lo tanto, tienes que estar preparada para soportar el dolor y las molestias de las primerss contracciones.

Es 100% recomendable que asistas al curso de educación prenatal, donde te informarás de absolutamente todo: cómo son las contracciones, cuál es su duración, qué es lo que tienes que hacer en cada momento, cómo puedes relajarte… Diversos estudios han demostrado que las mujeres embarazadas que acuden a este tipo de cursos están muchísimo más relajadas durante las contracciones y toleran mejor el dolor.

A muchísimas mujeres les impresiona el ambiente quirúrgico del paritorio, el cual es muy frío e impersonal; trata de que no sea tu caso, y apóyate en la persona que te acompaña. Para hacer este proceso más llevadero, puedes imaginar la carita de tu hijo.

Conclusión

Esto es todo lo que debes saber sobre el parto, tanto de las fases de las que consta, como algunos consejos que merece la pena tener en cuenta para hacerlo muchísimo más llevadero. Se trata de un trabajo duro, pero cuya duración e intensidad varían de forma notable de una mujer a otra, e incluso en diferentes embarazos en una misma mujer. Lo más importante de todo es que te muestres lo más tranquila posible y estés bien acompañada; de esta manera, todo resulta más sencillo.

Fases del parto y consejos para afrontarlo
5 (100%) 1 voto